Deja tu mensaje y te contestaremos lo antes posible

Alfombras de pasillo

Filtros activos

 2
Disponible
Alfombras a medida

Alfombra de vinilo a medida Teplon

VM-TP5007
116,90 €
La alfombra de vinilo de trenzado fino Configúrala a la medida exacta, en un solo color, con cenefa o doble cenefa

Alfombras y pasillos, una historia de amor eterno

Las alfombras de pasillo llegan para vestir y decorar los suelos de los pasillos, esos grandes olvidados a la hora de decorar con alfombras. Y paradójicamente, son los lugares de la casa en donde más falta hacen, ya que las zonas de paso como los pasillos son los lugares de mayor tránsito y de uso más intenso.

Los pasillos dan forma a nuestras casas, sirven de comunicación entre las diferentes habitaciones y por tanto son parte fundamental de nuestros hogares. Y sin embargo, muchas veces ni reparamos en ellos, tan pendientes estamos de decorar las habitaciones que juzgamos como prioritarias.

Elegir una buena alfombra para el pasillo tiene dos ventajas. En primer lugar, mantenemos el material del suelo (parquet, madera o el que sea) a salvo del desgaste y envejecimiento. Y en segundo lugar, le damos a nuestro pasillo una nueva vida, llena de posibilidades estéticas y decorativas.

Una buena alfombra de pasillo debe realzarlo, destacando su forma alargada e interviniendo para revitalizarlo, minimizar sus problemas o carencias o poner más de manifiesto sus virtudes.

Por ejemplo, un pasillo oscuro ganará enteros con una alfombra clara. Un pasillo que se haga muy ancho se verá más acogedor con una alfombra pasillera que sin ella. Un pasillo de forma irregular parecerá más definido con una alfombra que marque el ritmo visual y la dirección.

En cualquier caso una alfombra de pasillo encuadra el espacio, dirige la vista y crea un sentido y una continuidad que los pasillos sin alfombra no tienen. Qué alfombra elegir dependerá de los colores de nuestro ambiente, de la cantidad de luz del pasillo y del tipo de tejido que más nos guste.

¿Cuáles son los materiales más indicados?

Los pasillos (junto con la entrada) son la zona más concurrida de la casa, ya que todo, literalmente, pasa por ellos.

Por eso es importante más que en ningún otro lugar de la casa que la alfombra de pasillo sea muy resistente, e incluso mejor si está preparada para uso doméstico intensivo.

En este sentido las alfombras vinílicas y sintéticas de polipropileno son la mejor opción, ofreciendo una resistencia casi ilimitada a la vez que una facilidad de limpieza nada despreciable. Las alfombras vinílicas son muy lisas y planas, de unos 3 mm de grosor, y su facilidad de limpieza es tal que hasta la fregona vale para mantenerlas limpias.

Las alfombras de polipropileno para el pasillo ofrecen el mismo material, con sus mismas virtudes de resistencia y limpieza, pero con más texturas y opciones que recuerdan más a las alfombras convencionales.

Otro tipo de alfombras como las pasilleras de bambú son muy cálidas, por ser de madera, muy acogedoras y súper económicas, con una excelente relación coste-duración.

Alfombras de medidas estándar... y hechas a medida.

La medida correcta de una alfombra de pasillo dependerá del ancho del pasillo, en primer lugar. Los laterales del pasillo deben verse, para que el pasillo “respire” visualmente y la alfombra destaque; unos márgenes laterales demasiado pequeños pueden ser contraproducentes.

Por ejemplo, un típico pasillo de 1 metro de ancho podría tener una alfombra de 70 cm de ancho, dejando los 30 cm que sobran repartidos 15 cm a cada lado.

El gran problema de los pasillos es que son de formas y longitudes tan diferentes que es prácticamente imposible en muchos casos encontrar alfombras pasilleras hechas que se ajusten a nuestras necesidades.

Por eso la mayoría de alfombras de pasillo resultan mejor y más afinadas cuando las hacemos a la medida. Las alfombras de pasillo a medida nos permiten atacar el largo del pasillo entero de una sola pieza, en lugar de tener que combinar varias piezas sueltas.

Incluso es posible confeccionar alfombras de pasillo a medida con formas irregulares, que incluyan las L del trazado, por ejemplo. No dudes en preguntarnos y pedir presupuesto, incluso para las alfombras más extrañas.

Con una alfombra a medida podrás dar a tu pasillo el punto exacto y la apariencia justa para que el conjunto destaque más que dada una de las partes, creando un efecto energético y vitaminante para tu decoración.

Medir y comprobar antes de comprar

Si tienes miedo de equivocarte a la hora de escoger la medida de la alfombra, hay una solución tan sencilla como efectiva: la cinta de pintor. Con ella puedes marcar la zona a cubrir y comprobar fácilmente el impacto visual de la superfice alfombrada.

Otro tanto (aunque este consejo es más útil para alfombras de salón, también se puede aplicar aquí) es utilizar manteles de papel de la calidad más básica. Son muy baratos y cortándolos a la medida (uniendo varios trozos si hace falta) tendremos una idea aún más precisa de cómo va a quedar la alfombra. Unos céntimos que bien invertidos te ahorrarán dinero y quebraderos de cabeza.

Modelos pasilleros y de otras medidas

Ten en cuenta que la selección de alfombras pasilleras que te presentamos en esta página incluye alfombras de medidas diversas, muchas de ellas de salones y habitaciones. De modo que aunque a primera vista no lo parezca, todas las alfombras que seleccionamos tienen al menos una combinación de medida alargada (entendemos pasillera a partir de dos metros de largo, con un ancho entre 60 y 90 cm).

Producto añadido a la lista