Cortinas, estores y venecianas

Filtros activos


Cortinas lisas y estampadas.

En una habitación, todo empieza por la luz. Sin luz, no hay ambiente, ni decoración. Por eso la fuente de luz, la ventana, es tan importante. Nuestra atención se dirige de manera natural e inconsciente hacia ella; por eso los elementos que coloquemos en ellas forman parte esencial de nuestra decoración.

Estores enrollables y venecianos.

Así que para no descuidar tus ventanas te traemos soluciones que le aportan piden vida y color. Como por ejemplo los estores enrollables en color liso: un ejemplo perfecto de cómo la sencillez puede ser el mejor aliado de tu decoración. Incorporan una vistosa tela en un gran surtido de colores intensos. Es una tela fina, que deja pasar la luz, para que ilumine la estancia con color y alegría. Y su sencillez de diseño, de instalación y de manejo son tu mejor aliado.

Las ventanas de nuestras habitaciones son la fuente de luz natural. Por eso son tan importantes para nuestra decoración, y por eso debemos elegir muy bien nuestras cortinas y estores.

También tienes nuestros estores venecianos de lámina metálica, que son un clásico de la decoración de ventanas. De fácil colocación, tienen la ventaja de que la luz se puede filtrar de varias maneras, jugando con el despliegue en altura del estor y con el ángulo de las láminas, que nos permite jugar con bloquear casi completamente toda la luz cuando las aplanamos, o permitir que pase toda, colocando las láminas paralelas. La principal ventaja es que permiten el paso de la luz impidiendo el sol directo.

No dejemos de mencionar las cortinas de tela: cortinas con varias texturas y muchos colores que te ayudarán a hacer de tus ventanas la pieza clave de tu decoración.

También cortinas de hilos, flecos y tiras de fibra

Tus puertas también te piden cortinas: la solución ligera, cálida y flexible para dividir ambientes y establecer una práctica y decorativa barrera antimosquitos.

Las cortinas para puerta, también llamadas cortinas de hilos, de tiras o de flecos, son la mejor solución para dividir espacios de forma fácil, decorativa y económica. Forman una barrera ligera, natural y flexible que divide ambientes sin separarlos y permitiendo múltiples configuraciones de decoración.

Están formadas por tiras hiladas o trenzadas que admiten una gran variedad de acabados: las puedes encontrar de hilos, de fibra natural trenzada, de cuentas de madera, sintéticas... hay una cortina para cada puerta y seguro que aquí encontrarás la que se ajuste a tu decoración.

En todo caso te permitirán vestir los marcos de tus puertas separando ambientes a la vez que mantienes el contacto acústico y visual. Además, son una eficaz barrera contra moscas, mosquitos y demás insectos alados, por eso también se les llama cortinas mosquiteras.

Resumiendo: versatilidad, decoración y sentido práctico en una sola pieza.

La solución perfecta para tus cortinas: una buena barra que las complemente y realce.

Una cortina, por muy bonita, elegante y vistosa que sea, no se sostiene sola en el aire: para su sujeción depende enteramente de la barra. Por eso necesitamos una buena barra para cortina; una barra que no sólamente sirva de soporte físico a la tela, sino que además la complemente, la realce y la haga destacar todavía más.

Por eso te presentamos barras de cortina pensadas para gustar. Para gustarte a tí y para gustarle a tu cortina. Y para que no haya cortina, ambiente o decoración con la que no te encajen, vienen en multitud de modelos, variantes y acabados.

Barras en varios acabados pero siempre extensibles y adaptables.

Por ejemplo, las tienes metálicas, con gran variedad de acabados: metal pulido y brillante, o un discreto color negro liso, o imprimaciones con acabado envejecido estilo vintage.

También las tienes de madera, en varios tonos, para que tus cortinas se contagien de la naturalidad y el efecto cálido de la madera. Fíjate en los remates ornamentales de los extremos, que son fundamentales para el efecto decorativo que quieras conseguir.

Todas nuestras barras de cortina son adaptables al ancho de tu ventana. Las barras de metal lo consiguen mediante un mecanismo telescópico que encastra una barra dentro de otra y se estira hasta la medida exacta que necesites, hasta 3 metros. Y las de madera son fácilmente serrables para conseguir la medida deseada.

Para los casos en los que necesites colgar dos cortinas juntas, tampoco tienes problemas: para eso están nuestras barras de cortina dobles. Para colocar en una única instalación, por ejemplo, cortina y visillo, o dos cortinas diferentes. Así, con un único montaje tendrás dos barras paralelas para conseguir una preciosa doble combinación.

Producto añadido a la lista