Guía práctica: trucos para la limpieza de alfombras de vinilo y otras

Todo lo que sube tiene que bajar.

Es una ley inflexible que solo pueden desobedecer los astronautas y que recibe el nombre de Ley de la Gravedad.

Y esto resulta muy grave para las alfombras de vinilo y de cualquier otro tipo, porque, como están en el suelo, todo lo que sea susceptible de caer y manchar caerá sobre ellas. No te lo tienes que tomar a mal, ni es que la ley de la gravedad te odie: es que la han hecho así. Porque ella lo vale.

Por eso necesitamos tener a mano consejos prácticos de cómo limpiar alfombras y cómo reaccionar ante cada tipo de mancha y cada tipo de material. Porque no es lo mismo limpiar una alfombra de vinilo que de hilo o de bambú. Y para eso os dejamos aquí algunas ideas y trucos súper prácticos para la limpieza de alfombras.

Para la limpieza de alfombras, y como norma general, independientemente del material de que se trate, existen las que llamamos...

5 reglas de oro de la limpieza de alfombras

Fundamental: limpiar la mancha de la alfombra antes de que se seque, siempre que sea posible.


Probar primero los productos que se vayan a aplicar en un sitio poco visible y comprobar el resultado antes de aplicarlo a toda la alfombra o a una parte claramente visible.


No aplicar los productos directamente sobre la alfombra sino sobre un paño limpio con el que atacaremos la mancha.


Procurar no frotar: solo presionar con paño o esponja y agua templada y evitar empapar con el líquido limpiador la base de la alfombra.


En la medida de lo posible secar la alfombra. No dudar en utilizar un secador.

Esto es como norma general. Ahora bien, dependiendo del material de la alfombra y del tipo de mancha, las soluciones de limpieza de alfombras pueden variar, ya que como te decíamos la limpieza de una alfombra vinílica no tiene nada que ver con la de una de algodón, por ejemplo..

Por eso ahora vamos a analizar la... 

Limpieza de alfombras por tipos

1) Limpieza de alfombras de fibras sintéticas como las de vinilo, polipropileno o poliéster

Las alfombras sintéticas, como las alfombras de vinilo, polipropileno o plástico reciclado, tienen por lo general la ventaja de que sus fibras no absorben los líquidos ni sustancias, con lo que la suciedad no penetra dentro del tejido. Así es más fácil eliminar las manchas.

  • Manchas de café, vino y aceite: absorber con papel de cocina y limpiar con agua tibia y jabón neutro.

  • Manchas de pintura y rotulador: aplicar acetona o aguarrás y aclarar con agua tibia y detergente.

  • Manchas de esmalte de uñas: aplicar acetona.

  • Manchas de chocolate: absorber con papel de cocina y aplicar jabón neutro; aclarar con agua tibia y detergente. Nota: es mejor comerse el chocolate antes, así, además de no manchar la alfombra nos pasamos un buen rato.

  • Manchas de leche: aplicar agua tibia, jabón neutro y un chorrito de vinagre.

  • Manchas de betún, crema de zapatos y lápiz de labios: aplicar agua con champú aclarando con agua templada con un poco de detergente.

2) Limpieza de alfombras de fibras vegetales y naturales como el yute y similares

Las alfombras naturales y orgánicas son más delicadas y complicadas que las sintéticas. Pero aun así es posible quitar las manchas con estos consejos.

Como norma general la limpieza ha de hacerse básicamente con aspirador. Si hay que aplicar líquidos, tratar finalmente de retirar al máximo la humedad y airear antes de colocar en el suelo.

Si las manchas son rebeldes o difíciles tenemos estas otras soluciones:

  • Manchas de mantequilla y cera: aplicar jabón neutro con un chorrito de vinagre y agua tibia.

  • Manchas de grasa: aplicar papel absorbente, luego alcohol (de farmacia, no vale un whisky de 12 años, y aunque valiera sería una pena). Cuando se evapore el alcohol aplicar agua tibia con jabón neutro y un chorrito de vinagre.

  • Manchas de pintura: jabón neutro con agua tibia, dejar secar, raspar y aspirar.

  • Manchas de chocolate, miel y mermelada: limpiar con un chorrito de amoníaco disuelto en un vaso de agua tibia. ¡Qué pena de tarta que hubiéramos hecho!

  • Manchas de huevo, café y té: aplicar sobre la alfombra jabón neutro, agua fría y un chorrito de vinagre o amoníaco.

  • Manchas de vino tinto: limpiar con agua y vinagre al 50 %. Es aconsejable darle una colleja al responsable por desperdiciar así el buen vino.

  • Manchas de barra de labios: jabón neutro y agua tibia.

  • Manchas de esmalte de uñas y pegamento: aplicar acetona o alcohol.

  • Manchas de sangre: debe aplicarse jabón neutro mezclado con un chorrito de amoníaco, otro de vinagre y agua tibia. (Consejo muy útil para asesinos en serie).

  • Vómito y barro: dejar secar, raspar con cuidado y aspirar. Depués aplicar agua tibia con un chorrito de amoníaco.

3) Limpieza de alfombra acrílicas

  • Para las manchas de café, vino y leche, absorber con papel de cocina y limpiar con agua tibia, detergente y un chorrito de vinagre.

  • Manchas de chocolate: absorber con papel de cocina y aplicar jabón líquido, luego espuma seca y cepillar.

  • Manchas de aceite: absorber con papel de cocina, aplicar espuma seca, luego jabón líquido y finalmente aclarar con un paño húmedo.

  • Manchas de betún, crema de zapatos y lápiz de labios: aplicar jabón liquido y presionar. Para aclarar aplicar solo agua tibia.

  • Manchas de esmalte de uñas: aplicar acetona, luego espuma seca y cepillar.

  • Manchas de pintura y rotulador: aplicar acetona o aguarras y aclarar con agua tibia,  detergente y un chorrito de vinagre.

4) Limpieza de alfombras de lana

  • Manchas de fruta, zumo, refrescos, cerveza, licores y vino: usar agua, jabón neutro y un chorrito de vinagre.

  • Manchas de chocolate, cacao,  helado, huevo, café, té, leche, salsas, sangre y vómito: usar agua con jabón neutro y un chorrito de vinagre y después disolvente para limpieza en seco.

  • Manchas de chicle,  barra de labios, pinturas, orina o excrementos: se limpian aplicando primero disolvente para limpieza en seco y luego agua templada con jabón neutro y un chorrito de vinagre y finalizar otra vez con el disolvente.

  • Manchas de cera, crema, betún, aceite, grasa, mantequilla, alquitrán o bolígrafo: limpiar con alcohol o gasolina, aplicando el producto sobre un paño y después aplicándolo sobre la mancha suavemente, sin frotar, de fuera hacia dentro de la mancha.

  • La laca de uñas se limpiará con acetona y el barro se dejará secar, se raspará con cuidado y se limpiará con agua y un chorrito de amoníaco.

5) Limpieza de alfombras de bambú

En general las alfombras de bambú son fáciles de limpiar y no requieren grandes cuidados. Estas son las instrucciones básicas:

  • Las alfombras de bambú suelen llevar un ligero barniz recubriendo la madera de modo que en caso de manchas rebeldes se debe aplicar un poco de jabón neutro diluido en agua tibia. Recordar que cualquier producto que se use deberá aplicarse sobre un paño limpio y seco y a ser posible blanco para eliminar todo riesgo de transferencia de color.

  • Las manchas han de limpiarse en el momento para que no quede ni rastro de ellas. Para ello, si es un líquido derramado deberá absorberse primero la mayor cantidad de líquido posible con un papel de cocina y luego aplicar el jabón diluido.

  • Si la mancha no se ha provocado por un líquido, habrá que recoger el producto de la mancha ayudándonos de un cepillo y del mismo papel de cocina absorbente. Procurar que el cepillo sea de cerdas suaves para no rayar el barniz. Aplicar finalmente el jabón neutro diluido.

  • Para cualquiera de los dos tipos de mancha es fundamental mojar la alfombra lo menos posible y si se ha mojado el reverso, no volver a poner en el suelo hasta que la hayamos secado del todo, con un secador si hace falta. También vale ponerla de pie en vertical y esperar a que seque naturalmente.

Ya veis con qué cantidad de cosas se pueden manchar las alfombras. Tantas que ni Don Quijote se las podía imaginar, y eso que era de La Mancha. Pero lo importante es que tengamos un remedio para cada mancha y sepamos actuar con rapidez y decisión antes de evitar el desastre.

Otras soluciones, pero ya a posteriori, implican castigos y rapapolvos diversos a los causantes de las manchas, aunque eso ya es cosa tuya (por ejemplo, castigarlos a limpiar la alfombra es una buena idea).

Producto añadido a la lista

Nuestra web usa cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y experiencia de usuario y con fines analíticos.