Deja tu mensaje y te contestaremos lo antes posible

Apliques y espejos de pared

Filtros activos


Los espejos y apliques decorativos de pared, la nueva alternativa para vestir paredes

Bueno; realmente no es tan nueva, ya que desde la época de las cuevas de Altamira venimos vistiendo nuestras paredes de mil y una maneras. Aunque ahora ya no tenemos que pintar bisontes, porque lo que sí es nuevo es la variedad de gama, texturas, formas y motivos con los que hoy en día podemos decorar nuestras paredes, de un montón de formas distintas.

Los espejos de pared son un clásico dentro de la decoración de las paredes. Tanto en su vertiente puramente decorativa, con grandes y trabajados marcos llenos de fantasía y filigranas, destinados a vestir nuestras habitaciones y salones con elegancia, como en el terreno más utilitario, de espejos de cuerpo entero que podemos colgar de las paredes o incluso de las puertas.

Espejos, también de cuerpo entero para colgar de las puertas

Los espejos de cuerpo entero que se cuelgan de las puertas son una solución práctica para evitar congestionar nuestras paredes y tener a mano un espejo de cuerpo entero sin necesidad de hacer agujeros en las paredes.

Los apliques decorativos de pared son los nuevos lienzos que han llegado para revolucionar la decoración de pared, en tres dimensiones: están formados por piezas de múltiples materiales, aunque por lo general están fabricados con elementos metálicos troquelados, formados y ensamblados juntos formando combinaciones tridimensionales llenas de fantasía e imaginación.

Y no solo eso, porque las paredes admiten inifinidad de complementos decorativos. Percheros, por ejemplo, en múltiples variedades; marcos para fotos, solos en combinaciones de portarretratos múltiples o marcos multifoto, placas decorativas de pared lisas, con diferentes estampados...

Sea cual sea tu estilo, declárale la guerra a las paredes aburridas con los espejos y apliques decorativos para pared.

Y también rejoles... decorar con relojes de pared: porque saber la hora es lo de menos

Hay que reconocerlo: a la hora de decorar nuestras paredes con relojes de pared, lo de menos es saber la hora. Porque hoy en día tenemos la hora en todos lados: en la muñeca en nuestros relojes de pulsera, en el teléfono móvil a todas horas, en el horno microondas, en todos los electrodomésticos y en mil sitios más.

Sin embargo, no podemos prescindir de los relojes de pared. En el salón o en la cocina. Porque al fin y al cabo, la hora es lo de menos. Aunque a veces les echemos una mirada furtiva, casi disculpándonos, como diciendo... "yo te quiero por lo que eres, no porque me digas qué hora es".

Es que un reloj de pared tiene algo que ningún otro complemento decorativo de pared puede ofrecer. Será el tic-tac, su redondez perfecta, o sus agujas que no paran de moverse, pero sea como sea decoran y ambientan nuestros hogares como nada. Nada hay tan clásico y tan imprescindible en una pared como un reloj.

Los relojes de mil y una formas

De hecho, una pared sin reloj es como una semana sin domingo o un gazpacho sin tomate. Por eso aquí encontrarás relojes decorativos de gran formato para salones y habitaciones, y también relojes de cocina sencillos y de bonito diseño con un montón de diferentes diseños.

Y la variedad de diseños y materiales es la seña de identidad de los relojes de pared. Los hay con acabado metálico, brillante y moderno o de un vintage estilo envejecido. Igualmente encontrarás mil y un colores, formas y texturas en materiales acrílicos y plásticos que configuran un catálogo en el que el límite es la imaginación.

Como lo demuestran los relojes autoadhesivos que se pegan en la pared formando una composición que literalmente, se sale de la pared. Encuentra tu reloj perfecto para tu salón, tu habitación y tu cocina, y no te olvides de que además de todo, también te puede dar la hora.

Producto añadido a la lista