Topes decorativos y cortavientos

Filtros activos


¿Corrientes de aire? ¿Puertas que se mueven sin permiso? Los topes decorativos y cortavientos llegan al rescate.

Si en tu casa las puertas se mueven solas cuando les da la gana y te sorprenden con portazos... no llames a Iker Jiménez. Porque lo más probable es que en lugar de un poltergeist lo que tengas sea un problema de corrientes de aire. Y necesitas algo que a la vez que decorativo sea práctico y acabe con tantos sustos: los topes decorativos sujeta puertas y los cojines cortavientos para puertas.

Aquí tienes la solución práctica y decorativa: nuestros topes y cojines parapuertas y cortavientos

Para esos casos, en los que las corrientes de aire se filtran por las puertas como Messi por las defensas contrarias, no hay solución comparable a los cojines cortavientos, parapuertas o paravientos, como les quieras llamar. A no ser que seas ET y tengas poderes para parar las puertas a tu antojo; pero aun en este caso te serían muy útiles para decorar, por ejemplo, la nave que te lleve a caaasa.

Porque se llamen como se llamen, estos topes y cojines cumplen una doble función, y la cumplen con nota. Aunque hay mucha variedad se pueden resumir en dos tipos:

Por un lado, los cojines alargados, rellenos de fibra hueca y con contrapeso de arena, colocados en el suelo junto a la puerta, que sirven como barrera eficaz contra las corrientes de aire, aumentando nuestro confort y reduciendo el consumo de calefacción y electricidad. Y dejando las puertas más bonitas que un San Luis, de paso.

Además, vienen en tal variedad de colores, texturas, estampados y acabados, y son tan bonitos que acabarás usándolos aunque no tengas corrientes, sólo para decorar con ellos, y no sólo tus suelos, sino también tus camas y sofás.

Por otro lado tenemos los topes decorativos parapuertas o sujetapuertas, que son bonitas y originales figuras de tela, rellenas de fibra y arena, con peso suficiente para mantener una puerta bien fija sin que se mueva. Vienen con formas diversas y divertidas que, igual que los cojines, acabarás usando como complemento decorativo aunque no tengas puertas que sujetar.

Además, los cojines alargados presentan aún más utilidades. Úsalos como cojín lumbar, o para poner alrededor del cuello. O también para decorar camas y sofás, por ejemplo. El límite es tu imaginación, porque ellos no se van a quejar.

Lo dicho: pon las puertas a raya y decora a tu gusto con los topes parapuertas y cortavientos.

Producto añadido a la lista